Parroquia de Santa Ana

Esta Real Parroquia, de estilo gótico mudéjar, tiene el nombre de Santa Ana por decisión del rey Alfonso X el Sabio, para agradecer a la madre de Nuestra Señora la Virgen María su intercesión en un milagro que alivió la enfermedad que padecía en los ojos. A partir de entonces fue la parroquia del barrio. 

La iglesia, fortificada a modo de iglesia fortaleza, fue levantada en un arrabal extramuros de la ciudad, lejos de las defensas de las murallas y del castillo. Presentaba remates almenados, pocas y pequeñas ventanas, cubiertas a modo de azotea para poder funcionar como plaza fuerte. La construcción debió quedar terminada a principios del siglo XIV, durante la primera mitad del mismo siglo se levantó la torre. A finales del siglo XIV se reedificó el templo, probablemente deteriorado por los daños ocasionados por el terremoto de 1356.

Su construcción se inició a finales del siglo XIII

La iglesia de Santa Ana está declarada Bien de Interés Cultural y fue catalogada como Monumento en 1931. En el año 2010 se terminó la restauración del retablo mayor, devolviéndole todo su esplendor. El templo es popularmente considerado como la «catedral de Triana«.

Hermandades

Pontificia Hermandad del Santísimo Sacramento y Pura y Limpia Concepción.

Pontificia, Real e Ilustre Hermandad de Madre de Dios del Rosario, Patrona de Capataces y Costaleros.  

Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad de la Divina Pastora de las Almas.

Hermandad de Nuestra Señora del Carmen, Santa Madre Teresa de Jesús y Ánimas Benditas.