El Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, el pórtico de la vida en el Espíritu y la puerta que abre el acceso a los otros sacramentos” y en la catequesis prebautismal se prepara este acontecimiento con los padres y padrinos.

Los objetivos de esta catequesis son:

-       Hacer reflexionar a los padres sobre los motivos que tienen para pedir este sacramento.

-       Explicarles cuál es el sentido del Bautismo.

-       Explicarles el significado de las lecturas, de los símbolos y gestos.

-       Realizar una verdadera catequesis misionera de primer anuncio.

 CALENDARIO DE CHARLAS PREBAUTISMALES CURSO 2016-2017

Lugar: Salón Parroquial. Entrada por calle Pureza, 84.  

 

 

INFORMACIÓN SOBRE EL BAUTISMOS DE NIÑOS

La petición del bautismo deben realizarla los padres, o por lo menos uno de ellos. No se admite que la hagan los abuelos, parientes, vecinos, etc.

Al pedir el bautismo para sus hijos, los padres solicitarán la Iniciación Cristiana para su hijo, y se comprometerán a cumplir las exigencias de la misma. La solicitud ha de hacerse por escrito y constará el derecho del niño a ser educado en cristiano que adquiere al recibir el Bautismo y el compromiso de los padres y padrinos de educarle convenientemente en la fe cristiana y que reciba los demás sacramentos de la iniciación.

Para solicitar el bautismo de su hijo debe ir, con antelación suficiente, a la parroquia en horario de lunes a viernes de 19:00 a 20:30 h.

Los documentos necesarios son:

-      Certificado literal de nacimiento actualizado del bautizando (Registro Civil).

-      Fotocopias del DNI de los padres y padrinos.

-      Certificado actualizado de partida de bautismo y confirmación de los padrinos.

-      Certificado del cursillo prebautismal realizado por padres y padrinos.

-      Solicitud firmada de bautismo y aceptación de los compromisos que conlleva.

 

¿Qué es el BAUTISMO?

REQUISITOS PARA LOS PADRINOS

según el Código de Derecho Canónico (nn. 872-874):

  • El bautismo es un Sacramento: un signo visible (el agua y las palabras del celebrante) que es signo a la vez de otra realidad invisible pero real: el amor y la salvación de Dios.

  • El bautismo es el primer sacramento: por él se nos abren las puertas de la vida cristiana y entramos a formar parte de la Iglesia.

  • El bautismo nos hace hijos de Dios: por el bautismo nacemos a una vida nueva y vivimos el gozo de tener a Dios por Padre.

  • El bautismo nos une a Jesucristo: nos hace hermanos suyos, nos hace participar de su misterio pascual. Morimos con Él, somos sepultados con Él y resucitamos con Él. Pasamos de la muerte del pecado a la vida sin fin.

  • El bautismo nos da el Espíritu Santo, que es la luz que nos ilumina, la gracia que nos renueva, la fuerza que nos empuja a vivir el Evangelio y a amar a todos los hombres.

 

Para ayudar en el crecimiento cristiano de su ahijado, los padrinos deben dar ejemplo y vivir ellos mismos como cristianos, mostrarse cercanos y vivir con el niño la preparación de los otros sacramentos de la iniciación cristiana: Eucaristía y Confirmación.

En la medida de lo posible, a quien va a recibir el bautismo se le ha de dar un padrino, cuya función es, juntamente con los padres, presentar al niño que va a recibir el bautismo y procurar que después lleve una vida cristiana congruente con el bautismo y cumpla fielmente las obligaciones inherentes al mismo.

Puede elegirse UN solo padrino (hombre) o UNA sola madrina (mujer) o DOS (hombre y mujer).

Para que alguien sea admitido como padrino, es necesario que:

  • Haya sido elegido por quien va a bautizarse o por sus padres o por quienes ocupan su lugar o, faltando éstos, por el párroco o ministro; y que tenga capacidad para esta misión e intención de desempeñarla;

  • Haya cumplido dieciséis años;

  • Sea católico, esté confirmado, haya recibido ya el santísimo sacramento de la Eucaristía y lleve, al mismo tiempo, una vida congruente con la fe y con la misión que va a asumir;

  • No esté afectado por una pena canónica, legítimamente impuesta o declarada;

  • No sea el padre o la madre de quien se ha de bautizar.

Bautizar a vuestro hijo

OS COMPROMETE A:

  • Educarlo en la fe de la Iglesia.

  • Vivir como una familia cristiana para que vuestro hijo aprenda.

  • Preocuparse de que vaya a la catequesis y asista a las clases de religión para que se forme adecuadamente.

  • Participar activamente en la vida de la Iglesia.

  • Formarse y crecer en el conocimiento y compromiso que exige el Evangelio.

 

 

Volver arriba